Imprimir

No es difícil escribir  acerca de una persona, de un ser humano como es el Doctor FRANCISCO PARDO VARGAS, su trayectoria vital enmarcada dentro de la docencia en la Pontificia Universidad Javeriana,  hacen de él una figura de la medicina colombiana.  

El Doctor Francisco Pardo desde sus labores como profesor, como Jefe del Departamento, como Directivo de la Federación Colombiana de Obstetricia y Ginecología y de la Asociación Colombiana de Menopausia, ha impreso en todas sus actividades una impronta de seriedad, de honestidad, de cumplimiento y de espíritu de servicio en todos los cargos que ha desempeñado.

Una muchedumbre de médicos y de ginecólogos colombianos y también de fuera de Colombia, hemos aprendido en la Universidad de los labios del Doctor Francisco Pardo, lo que es ejercer una buena medicina, una medicina con virtudes, con vocación, que ha hecho de nuestro oficio algo noble, algo hermoso y lo mas importante, algo productivo para nuestra sociedad y nuestras pacientes.

Ha sido profesor de pregrado y post grado en la Javeriana y muchos de nosotros bebimos en las fuentes del saber del Doctor Francisco Pardo, no solamente nos enseñó ginecología, sino nos enseñó las buenas maneras, nos enseñó el comportamiento, nos enseñó el hábito que debe tener un médico, de siempre imprimir en todos sus actos, ante todo, el bienestar de la paciente y de la calidad de vida que debe conllevar ese bienestar.

En su labor docente como cirujano ginecológico, pocos cirujanos que operamos  ginecología tenemos su sapiencia, su experticia y su destreza. todos recordamos cuando operábamos con él,  su famosa frase de “chinito no me le dejes nada a las plaquetas”, para enfatizar la hemostasia, el buen cuidado de los tejidos, la amabilidad que debe tener el cirujano con todos los órganos que está interviniendo, lo cual garantiza un resultado postoperatorio satisfactorio y lo más importante, una recuperación completa de la dolencia de la paciente.

No, no es difícil hablar de una persona como el Doctor Francisco Pardo Vargas, maestro de muchas generaciones de Javerianos y  lo llamo maestro porque  no es igual ser profesor que ser maestro, un profesor tiene alumnos, un maestro tiene discípulos y ser discípulo es mucho más que ser alumno, porque es llevar siempre en el corazón la costumbre de hacer de este hermoso oficio de la medicina algo grande, algo noble, algo hermoso y completamente acorde con lo que juramos alguna vez, hace ya muchos años como juramento hipocrático y que hoy en día desafortunadamente, se ha ido perdiendo.

Una faceta poco conocida del Doctor Francisco Pardo es su vida familiar, es descrito por su familia …

Querido Doctor Francisco Pardo, CUMPLIR 90 AÑOS ES UNA BENDICIÓN, y desde aquí, desde su Capítulo Bogotá de la Asociación Colombiana de Menopausia, el cuál le debe tanto en su construcción y organización, con profundo cariño, respeto y gratitud le deseamos una larga vida y un MARAVILLOSO CUMPLEAÑOS, le pedimos al Todopoderoso que continúe con sus conocimientos guiándonos a los que hemos tenido el privilegio de ser sus discípulos, e iluminándonos en la difícil tarea de acompañar a nuestras mujeres maduras colombianas.

 

¡FELIZ CUMPLEAÑOS! 

¡Lo queremos y admiramos mucho! 

Doctores David Vásquez Awad y Adriana Patricia Camero Lascano.