El pasado 28 de julio, nuestro Maestro, Amigo y fundador cumplió dos años de haberse reunido con el Señor después de sufrir severos quebrantos de salud. Hemos querido en su honor trascribir las palabras que el Doctor Jaime Urdinola escribiera en el libro de Historia de la Asociación Colombiana de Menopausia, páginas 258 a 261.

Doctor William Onatra:

“Después de 25 años de que su sueño se convirtiera en realidad, continuamos trabajando con mucho entusiasmo, pasión y dedicación por mejorar la calidad de vida de la mujer madura colombiana.

Su esfuerzo y su sueño han traspasado fronteras y en muchas partes del mundo nos reconocen como una Asociación muy activa.

Con su ejemplo, usted sembró una semilla que ya ha cosechado muchos frutos. Las mujeres colombianas siempre estaremos agradecidas por haber dedicado su vida a trabajar por nuestra salud. Descanse en paz.”

Doctora Adriana Patricia Camero Lascano.

 

DOCTOR WILLIAM ONATRA HERRERA

Por el Doctor Jaime Urdinola Moreno

La despedida final

Sábado 29 de julio de 2017, pasadas las 10 de la mañana, Funeraria Los Olivos en la Avenida Pasoancho, localizada al sur de la ciudad de Cali.

En el féretro yacía William Onatra Herrera. Presentes estaban su segunda esposa, Nancy Judith Osorio, y su hija, Melissa Triana, su compañía durante sus últimos años y quienes lo consolaron y aliviaron especialmente durante sus últimos días.

Fuimos en compañía de María Fernanda Martínez. Representando también a Ivonne Díaz, quien dirigía y atendía el Congreso de médicos generales, por lo cual no pudo acudir. Muy tristes le dimos el último adiós.

William Onatra, Nancy Osorio y Melissa Triana en Cartagena durante abril de 2 010

Cali

Esta ciudad tuvo un significado especial para él. A mediados de los años setenta realizó su Magister en Biología Reproductiva en la Universidad del Valle. En la capital de Colombia a principios del año 2 016 comenzaron sus graves aflicciones, cuando se agravó el glaucoma que presentaba, por lo que viajó a Medellín, buscando una solución quirúrgica que no se llevó a cabo. Su cuadro clínico fue siempre insidioso y cambiante. Con el paso de los meses comenzó a presentar dolores abdominales recurrentes sin causa determinada. Corriendo el año 2 017 presentó un infarto del miocardio, por lo que no pudo asistir al Congreso Nacional de Menopausia en Barranquilla. En su fase de recuperación decidieron con Nancy viajar a Cali, para estar en la casa de Melissa. Volvió de nuevo el dolor abdominal, se sucedieron repetidas hospitalizaciones en la Clínica Fundación Valle del Lili, hasta establecer finalmente el diagnóstico del lupus.

Sus orígenes

William procedía del eje cafetero, nació en Pereira. Se sentía muy orgulloso de que su padre hubiera sido un músico. Maruja, su madre, se ocupó de él y de sus hermanos, atendiendo con esmerada diligencia la casa familiar.

De los mejores alumnos en el Instituto La Salle, Bogotá, graduándose de bachiller en 1 961

Su alma mater fue la Universidad Nacional de Colombia, donde se graduó como médico y después como ginecólogo y obstetra en el Instituto Materno Infantil de Bogotá.

Grado de Medicina 1 966, con Susana Murcia, su primera esposa

 

Año Rural en San Vicente del Caguán, 1969

 

La Menopausia

Otra de sus especializaciones fue la Biología de la Reproducción. Pero su dedicación con tesón y ahínco fue la menopausia, consiguiendo con otros colegas a mediados de los años noventa, la fundación en Bogotá de la Asociación Colombiana de Menopausia, convirtiéndose en su primer presidente.

Fueron muchas sus intervenciones como expositor, en congresos nacionales y en el extranjero.

Fue un investigador nato y numerosas sus publicaciones, tanto en libros como en revistas especializadas. Un dato: Google Scholar - Total de citaciones: 629, desde 2012: 454. Tanto es así, que a finales de 2016 Colciencias lo reconoció, honrándolo como investigador emérito y distinguido de nuestro país.

Honrado como investigador emérito en 2016 por Colciencias

William fue una persona admirada y valiosa. Nos queda su inefable recuerdo y su ejemplo para las venideras generaciones.

Perderlo no ha sido fácil!

William Onatra en su vivienda de Bogotá

Nota: Las fotos me fueron proporcionadas directamente por William 

 

Volver