Estas terapias sirven para tratar las oleadas de calor o sofocos, la menopausia prematura (antes de los 40 años)

y los síntomas genitourinarios.

 

Compartimos una nota realizada por el periódico el Tiempo a nuestra presidente la Dra. Adriana Patricia Camero Lascano. En la cual nos comparte diez cosas que deben saber todas las mujeres que toman hormonas.

 

Hace dos semanas, investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido) volvieron a poner sobre el tapete el tema de la Terapia Hormonal de Menopausia (THM), al publicar un artículo en la revista 'The Lancet', en el que se relaciona el uso de estas sustancias con el cáncer y en algunos casos sugiere una asociación mayor con la aparición de tumores de seno.

 

La investigación, un metaanálisis (estudio de varios estudios), analizó más de 110.000 mujeres con cáncer de mama diagnosticadas después de la menopausia y subraya que el riesgo depende de la duración de los tratamientos de las combinaciones de algunos productos y la vía de administración.

 

En armonía con lo anterior, ya las autoridades sanitarias europeas recomiendan desde hace varios años que estas terapias duren el menos tiempo posible y que se utilicen las dosis efectivas más bajas; y en Estados Unidos se ha demostrado que las combinaciones de estrógenos-progestágenos pueden tener un mayor riesgo que el uso solo de estrógenos, por lo que los tratamientos se han orientado a seguir estas recomendaciones.

 

En Colombia, Jaime Urdinola, ginecólogo, miembro de la Asociación Colombiana de Menopausia, aclara que el estudio no es nuevo, sino una revisión de estudios que recalca sobre elementos que ya se conocían, fundados sobre la combinación de hormonas, que dicho sea de paso, ya no se utilizan y además hace énfasis en los beneficios de las nuevas vías de administración que desde hace tiempo se utilizan en este país.

Como el tema genera controversia y temor en muchas usuarias, Adriana Camero, ginecóloga, presidenta de la Asociación Colombiana de Menopausia (ACM), manifiesta que no hay ningún miedo en estos anuncios que ya son conocidos y que todas las mujeres deben tener claro que el beneficio de las hormonas se mide en términos de dignidad en etapa menopáusica y que su tratamiento siempre debe estar bajo la tutela de un médico experto.

En ese sentido, Camero, en representación de la ACM, plantea los 10 temas que todas las mujeres deben conocer con respecto a la THM.

 

¿Porqué se toman hormonas?

 

La Terapia Hormonal de la Menopausia (THM) es un tratamiento que busca atenuar los efectos de la carencia de hormonas que el organismo de la mujer deja de producir en esta etapa. Actualmente está aprobada para tratar las oleadas de calor o sofocos, la menopausia prematura (antes de los 40 años), los síntomas genitourinarios y la prevención de la osteoporosis.

 

¿Qué tipos de hormonas se toman?

 

Se suplen los estrógenos y la progesterona (progestina) a las mujeres que no se les ha retirado el útero, se les formula tanto el estrógeno como la progestina, para evitar el aumento del grosor del endometrio (capa interna de la matriz), mientras que las pacientes que ya no tienen este órgano (a las que se les ha extirpado quirúrgicamente) solo deben recibir estrógenos.

 

¿Qué efectos busca la THM?

 

Mejorar la calidad de vida de cerca del 60 por ciento de las mujeres que en etapa de la menopausia pueden presentar calores, agotamiento, cambios emocionales, alteraciones en el sueño, resequedad vaginal y disminución de la libido, además de fragilidad en los huesos.

 

¿Quiénes pueden tomarla?

 

Todas las mujeres en esta etapa que presenten síntomas y que después de una evaluación médica no tengan ninguna contraindicación se favorecen de este tratamiento.

 

¿Quiénes no pueden tomarla?

 

Aquellas mujeres que presenten antecedentes familiares o personales de tumores de seno, de ovario o de útero, además de haber tenido algún episodio de trombosis, accidentes cerebrovasculares, enfermedades hepáticas o sangrados vaginales sin explicación, no deben recibir este tipo de suplencias.

 

¿Qué riesgos tienen?

 

En casos exagerados se han escrito alteraciones cardiacas, enfermedades cerebrovasculares, coágulos sanguíneos y tumores de seno. Sin embargo, los riesgos son mucho menores frente a sus beneficios si el tratamiento se otorga por tiempos cortos, con los medicamentos adecuados y las dosis exactas. Si está bajo control médico, no hay por qué temer.

 

¿Producen o no cáncer?

 

Definitivamente la respuesta es no. Aunque este es un temor muy difundido, hay que tener en cuenta que las hormonas utilizadas lo que hacen es replicar las funciones que hay en el organismo, por lo que no se puede pensar que estas desarrollen tumores. Es claro que los beneficios son reconocidos y la posibilidad de un pequeño incremento de riesgo genera mucha controversia. Sin embargo,hoy los estudios permiten que los tratamientos sean seguros individualizándolos.

 

¿Qué signos de alerta se deben tener en cuenta?

 

Todos los medicamentos pueden generar efectos adversos y las hormonas no son la excepción. De ahí que síntomas como tensión o dolor mamario, sangrado uterino, cambios en el estado de ánimo, dolor de cabeza o en las piernas y retención de líquidos son motivo de consulta.

 

¿Cuándo consultar al médico?

 

Toda mujer que reciba hormonas debe tener unos controles periódicos con el médico y por supuesto cuando se presente uno de los síntomas anteriormente descritos.

 

¿Qué deben hacer las mujeres que hoy toman hormonas?

 

Primero no asustarse y estar tranquilas. Segundo, si tiene alguna duda consultar consulte el médico y en caso de querer modificar o suspender estas medicaciones, asesorarse muy bien. Ajustarse siempre a las dosis y a los tiempos de prescripción es muy importante.

 

Puede consultar la nota original en 

https://www.eltiempo.com/salud/hormonas-femeninas-en-la-menopausia-que-son-efectos-y-riesgos-413290

 

Volver